Lorier Neptune versión 3: análisis

Cuando vi en Internet el Lorier Neptune por primera vez me atrajo mucho. Por aquel entonces poco sabía de relojes, bueno, no mucho menos de lo que sé ahora, pero ni había oído a hablar de Blancpain y su antiguo Bathyscaphe o el Fifty Fathoms. Pero cuando descubrí que esos era los relojes de buceo que más me gustaban, comprendí por qué el Lorier me atrajo tanto. El hecho de que fuera una micro marca de EEUU, y las malas experiencias que había tenido con las lentas e ineficientes aduanas de España, me disuadió de intentar comprarlo y busqué otras alternativas, como el Baltic Aquascaphe. Sin embargo un amigo aficionado a los relojes de Reino Unido me volvió a hablar de Lorier y su experiencia con ellos. Así que me lancé a la piscina…

El Lorier Neptune es una rara avis entre los relojes que van proliferando de micro marcas. La razón fundamental es porque, al contrario de otros relojes que imitan versiones antiguas, éste tiene una cubierta de plexiglás en lugar de cristal de zafiro abovedado. Este «cristal», que no es cristal, hace que toda la experiencia entorno al reloj venga profundamente definida por esta característica.

No es la única diferencia que lo hace tan original y curioso como atractivo, pero vayamos por partes.

Si en algún momento te has fijado y querido un Blancpain original como hemos comentado, un Seamaster de Omega e incluso un Rolex Submariner, el Lorier Neptune puede ser un reloj interesante si tu presupuesto no puede permitirse los citados en las versiones actuales o realmente te atrae la experiencia de tener un reloj vintage que puedes usar en el mar.

Pero lo primero, las medidas de la tercera iteración de este reloj:

Medidas:

  • 39mm de diámetro
  • Corona grande
  • Fondo de caja macizo
  • 12,7 de altura en total de los cuales 2,4 son del cristal abombado
  • 47 mm de longitud entre las asas
  • 20mm de ancho de asa
  • Asas perforadas para rápido cambio de correa.
  • Miyota 90S5 sin posición de fantasma de fecha.
  • 200m WR o 20 atmósferas.
  • Corona atornillada para mayor resistencia al agua.
  • Bisel de inserción de aluminio de 120 clicks.
  • Pintura luminiscente BGW9.
  • Eslabones finales macizos y eslabones con ajuste por tornillo.

Proceso de compra y atención al cliente:

El proceso de compra fue estupendamente bien. No es un reloj que siempre está en inventario pero cuando lo está comprarlo es fácil y cómodo y el soporte y atención al cliente es excelente. La pareja que está detrás de Lorier realmente son agradables y absolutamente encantadores, con respuestas rápidas y amables. El tema de aduanas fue sorprendentemente bien, si bien tengo que señalar que FedEx España tiene un problema enorme de gestión informático de los pagos de aduanas hechos en mano al repartidor, pues he recibido varios «avisos» diciendo que no había pagado (guardad la firma del repartidor con el recibo del dinero), y tras hablar con FedEx me confirmaron que era un error informático… que meses después siguen sin resolver. Muy mal FedEx España, muy mal.

Fuera de eso, el reloj llego perfectamente, con su caja verde que recuerda a la de otra popular marca, una pequeña bolsa para transportar el reloj y un destornillador para ajustar el brazalete.

Diseño:

El reloj que analizamos es de dial negro con marcadores y manos con bordes dorados, que también se usa en la escala de minutos y nombre, logo y texto de resistencia al agua.

Nada más verlo lo primero que se siente es que se está ante lo que se conoce como nuevo antiguo inventario (NAI). Uno de esos relojes que ha estado guardado durante décadas en su caja original y que no se ha usado nunca. Naturalmente no es así. Un reloj NAI probablemente, según la fecha, no tendrá ya luminiscencia si se aplicó tritio en su día, y aunque no se haya usado, el tiempo pasa factura y debe ser revisado completamente para volver a aceitar, limpiar, etc.

Pero este reloj no. Listo para ajustar el brazalete, ponérselo y al agua a bucear si se quiere.

Llama la atención el fino bisel, la simetría de los indicadores de horas y minutos (no hay función de fecha, ¡bien!), que puede ser incluso extrema, ya que no existe nada que diferencie en la oscuridad las 12 de las 6 si no es tocando la corona y sabiendo en qué posición está. El dial es negro, y el contraste es excelente. La caja tiene una forma muy atractiva que recuerda a los viejos Omega. Las asas son largas y dejan bastante espacio entre los pasadores para la correa y el borde de la caja. El cristal… bueno, hablaremos de él en su momento.

Todo el reloj respira diseño vintage. Funcional, divertido, y curiosamente fresco. Además al ser un diseño tan clásico y, en cierto modo, conservador, resulta excepcionalmente elegante. Fácilmente un reloj para usar en casi cualquier ocasión. ¿Quién dijo colección de un único reloj?

Pero ¿y el brazalete? Sin duda una oda a los brazaletes retro. Muy bien construido que juega a la perfección con la luz y los reflejos. Los bordes son un poco demasiado afilados para mi gusto, pero se adapta perfectamente a la muñeca, tiene eslabones de sobra y el cierre es correcto. El conjunto de reloj con este brazalete es espectacular y acentúa la imagen vintage del reloj. Y lo mejor es que las asas están perforadas, con lo que es fácil poner cualquier otro tipo de correa: NATOs, cuero, tela, etc. Y con el diseño y paleta de colores, le queda bien cualquiera.

Función:

Es un reloj de buceo elegante y fácil de llevar. Con gran resistencia al agua, 20 atmósferas, lo que permite, eventualmente, llevarlo como reloj de refuerzo en inmersiones con botella de oxígeno. No creo que mucha gente lo use así, pero si puede aguantar eso, puedes llevarlo a la playa o a la piscina. Y estará igualmente de en su elemento en una cena elegante o en un encuentro de aficionados a los relojes.

El bisel en esta unidad está perfectamente alineado, y funciona suave con 120 clicks. Es un poco estrecho, pero encaja perfectamente con el diseño y la estética de todo el reloj.

La corona, enorme, tal vez demasiado grande, ayuda a la hora de usarla y asegurarse que está bien enroscada a la hora de entrar en el agua. Como sólo hay que poner la hora, no hay mucho más. Tiene el logo de la marca y el tacto y acción es muy buena.

Las manos y los marcadores de horas tienen pintura BGW9 que da un tono azul y permite ver perfectamente en la oscuridad y de noche.

La única pega que veo, y la principal para mi, es que, debido a mi pobre vista de cerca, hay ocasiones, de noche, en que me cuesta distinguir la manecilla de las horas de la de los minutos.

Movimiento:

El movimiento es Miyota 90S5 sin posición fantasma de fecha. Es un movimiento robusto, automático unidireccional, y que en esta unidad es bastante preciso, con unos +7 segundos al día, aunque lógicamente puede variar.

Es fácil llegar a escuchar el mecanismo de cuerda automático al ser unidireccional y si bien hay a quien esto le molesta, no a mi, que siempre me arranca una sonrisa. Me hace recordar que el reloj «está vivo», por así decirlo, y conectado a mis movimientos. Tiene una reserva de marcha de unas 42 horas aproximadamente, lo cual es excelente en este rango de precios.

El elefante en la habitación: Plexiglás.

Si algo retiene a la gente de escoger este reloj sobre otros es que la esfera está protegida por plexiglás en lugar de cristal de zafiro u otros materiales. El plexiglás es, eso, plástico y como tal muy fácil de rallar. La elección de este material, si tenemos que creer a Lorierwatches, y les creo, es totalmente intencional.

El plexiglás era mi mayor preocupación, pero tras tener el reloj en mis manos y usarlo durante ya meses he descubierto que es, sin lugar a dudas, lo que más me gusta.

¿Cómo puede ser? Bueno, el plexiglás es característicamente más cálido que el zafiro y para alguien que mira sus relojes y les hace multitud de fotos, ofrece una experiencia que el zafiro, simplemente, no puede imitar. ¿Hay que tener más cuidado? Sí, así es. Seguramente este no es un reloj para usar en trabajos intensos en los que es fácil golpearlo, y no por el movimiento, que lo aguantará, sino por el plexiglás. Fuera de eso, si es mínimamente cuidadoso y se tiene Polywatch(tm) en el arsenal, no habrá mayor problema. En todo el tiempo que he tenido el reloj no le he hecho ninguna raya. Y tampoco me preocupa mucho que tenga alguna. Tengo varios relojes vintage y no me preocupan esas pequeñas marcas. Y si lo hacen, pues usaré Polywatch.

Lo bueno:

El diseño de este reloj es espectacular. Da homenaje a algunos de los relojes más icónicos y deseados del mundo, sin ser una copia y manteniendo una imagen y diseños propios. Una perfecta combinación de elementos.

Es simétrico, fácil de llevar en cualquier ocasión y cómodo gracias su perfil bajo y capacidad de quedar bien con cualquier tipo de correa.

¡Tiene plexiglás en lugar de cristal de zafiro! Es toda una experiencia para el fotógrafo que llevas dentro.

El tamaño de 39mm es ideal para la mayoría de muñecas y lo pueden usar tanto hombres como mujeres sin problema.

Es un reloj muy asequible y en la línea de lo que costaban estos relojes en su día a la gente contando la inflación y las condiciones actuales.

Lo malo:

Creo que el brazalete podría tener unos bordes un poco más suaves.

Las manecillas de horas y minutos, con mala avista y en la oscuridad, pueden ser difíciles de distinguir.

¡Tiene plexiglás en lugar de cristal de zafiro! Vale, esto estaba en lo positivo y realmente creo que es el sitio correcto, pero bueno, también puede ser un negativo para otros potenciales compradores. El plexiglás es más fácil de rayar.

Conclusión:

Si alguna vez te has quedado mirando en eBay relojes vintage NAI y soñando con tener alguno así, pero que se pudiera usar de forma efectiva en el agua, el Lorier es para ti. Y si quieres un reloj versátil que sirva para casi cualquier cosa, o te gusta fotografía relojes, el Lorier Neptune III es para ti. No obstante, si quieres un reloj para trabajos duros, probablemente debas valorar otros relojes con cristal de zafiro.

Más: Lorierwatches.

Análisis en inglés en mywatchframe:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.